LEER COLUMNA

 

RECOMENDAR

 

 

 

 

 

 

 

VER PROGRAMACIÓN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TRAIDORES REEDITADOS 

 

MONTEVIDEO AÚN AGONIZA*

 Por Lorena Bello 

 

A 21 años de su edición original, se reeditó en CD y con algunos bonus ‘históricos’ uno de los discos que mejor describe el contexto sociopolítico de los días pos-dictadura. “Montevideo Agoniza” de Los Traidores fue el grito de guerra de una generación desolada. Considerado un disco de culto del rock uruguayo, mantiene aún una sorprendente vigencia. 

Invierno de 1998. Traidores acababa de grabar en vivo su disco acústico “En la profunda noche”, y se realizaba la post-producción en un importante estudio de grabaciones. En una charla informal el guitarrista Víctor Nattero me comentó asombrado que en un depósito de ese lugar se guardaba la colección de cintas originales de todos los artistas editados por el sello Orfeo. Tenían a pocos metros sus propios discos, nunca reeditados, pero no les pertenecían.  Aunque los masters corrían riesgo de pudrirse allí, llevárselos hubiera sido un delito. El archivo histórico del pasado musical uruguayo más reciente reposaba en un cuarto lleno de polvo y humedad, entre el micrófono y la penumbra.   

Primavera de 2007. “Montevideo Agoniza”* *  es reeditado en CD, 21 años después de su edición original.  Luego del cierre de Orfeo a comienzos de los ‘90s, todo su catálogo de registros fonográficos fue adquirido por la multinacional EMI, que en un principio quiso revivir parte del material más exitoso. Se reeditaron así los dos primeros trabajos de Los Estómagos, el único disco de Zero y algunos de Jaime Roos. Más tarde vino la crisis de los dosmiles y las buenas intenciones se transformaron en utopías.  Tiempo después el famoso catálogo pasó a manos de Bizarro Records, sello que acaba de relanzar el primer disco de Traidores.  Por fin alguien rescató del oscuro depósito la música que marcó a más de una generación. 

 

HOMBRES DE NEGRO

 

El pasaje del vinilo de 33 RPM al disco compacto láser y el correspondiente recambio de tecnología que ello implicó, sepultó al patrimonio musical que existía hasta ese momento. Los nuevos discos veían la luz en CD, pero todo lo editado hasta entonces dejó de existir. Aún peor fue la transición: antes que llegara definitivamente el CD la música uruguaya vivió un lustro de ediciones en casete, formato de rápido deterioro sonoro y difícil difusión en las radios. Los cuatro primeros discos de Traidores –“Montevideo agoniza” (Orfeo, 1986), “En cualquier parte del mundo” (Orfeo, 1987), “Traidores” (Orfeo, 1988) y “La lluvia ha vuelto a caer” (Orfeo, 1992)- salieron en vinilo sin tener reediciones hasta hoy. El álbum “Radio Babilonia” (Monitor, 1995) fue su primer trabajo en formato digital, seguido de varios regresos y despedidas cuyos resultados fueron “En la profunda noche” (Koala, 1998), “Traidores en vivo y en directo” (A.N. Producciones, 2000) y “Primavera digital” (Koala, 2002).

 

 

Siempre vestidos de riguroso negro, los Traidores encarnaron el rol de los chicos malos, rebeldes y misteriosos del rock nacional. Fue el grupo sobre el que más rumores y leyendas circularon alguna vez. Desde su misterioso debut en público -tocando de espaldas- durante un recital de Estómagos; la subida de la policía al escenario del Teatro de Verano para arrestarlos y la huída de Juan Casanova con la ropa de Tabaré Rivero; las diversas versiones sobre quién era Viviana (‘la reaccionaria’); las escondidas rivalidades internas entre los primos Juan Casanova y Víctor Nattero; la competencia y enfrentamiento con otros grupos; hasta la supuesta oferta desde Argentina para grabar “La lluvia cae sobre Buenos Aires”. Su disconformidad con el entorno no sólo la volcaron en sus letras, sino que públicamente se mostraron siempre agrios con los sellos discográficos, productores y medios de difusión. Hartos de todo se separaron varias veces, desafiantes regresaron otras tantas, y el desgaste fue inevitable.

 

 

HOY COMO AYER

 

Cuesta creer que se hayan tardado 21 años para poner en circulación un disco que representa tanto. “Montevideo Agoniza” no es sólo el primer disco de Traidores, es un documento de época. En 1986, cuando ese disco vio la luz, hacía apenas un año del regreso de la democracia. En los walkman de entonces giraban gastados casetes de 90 minutos con “Montevideo Agoniza” de un lado y “Tango que me hiciste mal” de Los Estómagos del otro. Este último había salido un año antes, recién terminada la dictadura, y contenía postales oscuras de los sentimientos provocados por esa reciente represión. El disco de Traidores, en cambio, tenía un año de democracia y un gobierno cuestionable para contar, por lo que transmitía la inevitable disconformidad con un sistema que no los identificaba. 

 

Las canciones de “Montevideo Agoniza” son pequeños himnos generacionales que describen las frustrados emociones y el sentido de no-pertenencia de quienes habitaban el Uruguay de los ‘80s. Es sobre todo un disco de ciudad, predomina el concepto de una Montevideo gris, triste, melancólica y sin salida.  Sobrevuela la sensación de agonía y caída en picada, de un país estático gobernado por la mentira, un vacío donde no hay futuro. Son cuentos de amor, de locura y de muerte cantados con el puño cerrado.  Refleja una actitud cercana al punk y a la new wave –con claras influencias de The Clash y otros sonidos ingleses.  Hay varias declaraciones de principios que se ahogan en la desilusión: no son canciones de protesta, sino de melancolía. Desde la soledad de un presente atormentado se asume que nada puede cambiar.  “Montevideo Agoniza” es un canto de resignación, un desahogo que pretende aliviar los males más profundos, como si al decirlos dolieran menos.

 

 

Las censura impidió que las canciones hoy más emblemáticas de Traidores formaran parte de su primer trabajo, ni siquiera la que daba nombre al álbum. Afortunadamente cinco de esas canciones inéditas fueron incluidas en esta reedición 2007 a modo de bonus, creando el momento más conmovedor del disco. El tema “Montevideo Agoniza” era conocido como “el himno”, por su clara alusión al Himno Nacional: “Uruguayos la patria es la tumba/ con libertad o con gloria igual vais a morir”, y describe una ciudad donde “no pasa nada... y ya nadie la podrá salvar”. Algo similar transmite “Viviendo en Uruguay”, donde se expresa el rechazo al país, visto como “un inmundo basural”, que se ganó la censura por su claro ataque final: “si es por mí al Uruguay pueden metérselo en el culo”. “Buenos días presidente” le habla a éste (Julio Mª Sanguinetti) en primera persona, increpándole cosas tales como: “regale tranquilo lo que queda de Uruguay/ continúe negociando/ pronto no habrá qué dar”, rematando contundente: “háganos un favor/ buenos días pedazo de imbécil/ ¿por qué no se muere hoy?”. “Barrio rico” con el tiempo llegó a ser rechazada por su propios autores, debido al tono discriminatorio de su letra, donde se desprecia a los “niños ricos a los que hay que eliminar/ matar, matar, matar”. Aún así durante años fue uno de los himnos más anarco-punks que alguien haya compuesto en el país. Cierra el disco “Las noticias nacionales”, que analiza con ironía y humor los noticieros de TV: “el maldito anuncio de jabón me recuerda a la ministra de educación” (por entonces Adela Retta). Era muy punk salir a cantar estas cosas en aquella época, y más punk aún era tener un nutrido repertorio de canciones censuradas, que el público siempre reclamaba en vivo.

 

El disco mantiene la gráfica original, y resaltan datos como las mezclas realizadas en una computadora... ¡TK 90!. Si bien la grabación fue digitalizada, mantiene el sonido auténtico, incluso al comienzo del disco aún se oye el viejo discado telefónico –con teléfono de disco. “Montevideo Agoniza” simboliza un manifiesto de época, y a pesar de los veinte años transcurridos, aún podemos identificarnos con ese puñado de canciones desgarradas, tan vigentes hoy como ayer.

 

Nota publicada en La Diaria, Suplemento R (7/12/2007)

* * Bizarro, 2007

 

 

 

 

ÍNDICE