LEER COLUMNA

 

RECOMENDAR

 

 

 

 

 

 

 

VER PROGRAMACIÓN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

JUAN PLATERO Y JAVIER CEDRÉS* 

Las productoras independientes 

en la TV uruguaya

¿La imagen es todo?

 

Por Nelson Barceló

 

De un tiempo a ésta parte la palabra independiente se repite en boca de periodistas y productores, dejando de ser una condición para transformarse en virtud cimentada como estrategia de marketing. Los periodistas lo emplean para declamar su absoluta libertad de expresión, mientras las productoras de televisión garantizan un mejor tratamiento de imagen. Tal garantía las pone de moda arribando al colmo cuando programas paridos por los mismos canales presumen de ser envíos originados por tal o cual productora durante sus créditos. En Uruguay existen más de cuarenta productores y productoras independientes, dicho crecimiento está evidenciado por la incipiente asociación que nuclea a sus responsables bajo la denominación MÁS TV, iniciada por Soledad García y Pablo Arriola de “Oz”. Pero si de renovar la imagen hablamos, los responsables de la productora “El Refugio Films”, Juan Platero y Javier Cedrés revelaron tal cualidad mediante su debut con el formidable periodístico Somos Como Actores (SCA) y su reciente musical Azoteas -cuyo segundo ciclo comenzará en Febrero 2008 por Televisión Nacional, con El Club de Tobi y Max Capote en las dos primeras entregas desde las alturas. Aunque sus ambiciones no se remiten solo al campo estético, sino que proponen liberar la televisión de cualquier esclavitud.

 

DESDE ADENTRO

 

“Se llena todo de humo señores, y ésta vez es un asado” , anunciaba Iván K en Azoteas, que durante su primer ciclo presentó en tono cómplice a trece artistas uruguayos tocando sobre idiosincráticos techos. Además el registro de cada programa empleando tecnología digital creaba un impostergable archivo audiovisual de artistas vernáculos. En entrevista con DELTOYA, los directores Juan Platero y Javier Cedrés analizan el rol de las productoras independientes, las presiones de los canales, la pantalla uruguaya y su paso de la televisión privada al canal del Estado. 

    -  ¿Cómo surgió la productora El Refugio Films?

 

C- Hacíamos documentales para la organización “Amigos de la tierra” los cuales tienen una buena estructura internacional. El tema es que en un momento los cuarenta países que estábamos asociados, mejor dicho, los productores audiovisuales de esos países pensamos en hacer un canal temático nutrido por los documentales que venían de cada lugar. La organización de acá se vio superada porque el canal era más fuerte que ella y ésta organización con estructura y cabezas mediocres optó por cortar de raíz ese proyecto, nos echaron. Afortunadamente cuatro meses después surge Somos Como Actores (SCA) en Canal 4.

 

- En su caso antes de comenzar SCA, realizaban micros en De igual a igual, pero cuáles son los pasos que debe dar una productora independiente para insertarse en el mercado audiovisual?  

 

C- Está tan degradada la producción audiovisual que acá presentar un programa es llevar en algunas líneas el proyecto y aclarar que tenés diez mil dólares atrás que te bancan un año. Nosotros le explicamos al canal que SCA era un ciclo de trece episodios -que es el formato internacional de la miniserie- y no entendían que no íbamos a salir todos los domingos hasta fin de año y regalar remeras.

 

-  ¿Cómo ven a la producción independiente en Uruguay?

 

C- Triste, las productoras no son valoradas por los canales.

 

P-  Ahora hay productoras que se dicen independientes pero tienen una relación filial con los dueños del canal, caso Zur Infotainment. Después tenés casos como la productora Contenidos que arrancaron siendo tres tipos, la pegaron y después tuvieron que reunirse con el canal a negociar y ellos le hicieron llegar las necesidades de las marcas: “Coca Cola llamó porque quiere saber si este año vamos a hacer un programa así”. En el 12 tercerizaron la coproducción, vos coproducís con Contenidos y no con el 12. Es una forma creativa de tercerizar, incluso ante el BPS y no ser responsables ellos sino las productoras. 

 

- ¿Existe políticas de estado sobre el audiovisual?

 

P- Está la ley de cine, lo que deberían hacer es ponerla a funcionar. Además hoy existen más de cincuenta productoras independientes que trabajan en televisión y no existen para el Ministerio de Industria. Ahora hicieron una exoneración tributaria para las productoras extranjeras que vienen a rodar acá y no se contempla ninguna facilidad para los que vivimos acá. Lo primero que hay que hacer es formar un Instituto Audiovisual del Uruguay y después empezar a trabajar en cada área específica.

 

- ¿Notan un cambio en la imagen o los contenidos con las productoras independientes?

 

P- Sí, las productoras independientes suelen salir del estudio o alquilar uno alternativo para hacer su programa. Acá arriendan a una productora y le empiezan a pedir las cosas que los canales no saben hacer. También hay una pléyade de productoritas que tratan de picotear algunos minutos de aire. El Otro es un ejemplo de espacio que se ejercita con libertad creativa, hay una voluntad narrativa que excede la propuesta comercial. Lo que menos hay es originalidad, se copia mucho y el modelo siempre es superior. Vidas estaba bien hecho, pero cuando ves Ser Urbano o a Polosecki notás que están muy arriba. Falta riesgo, las productoras se quedan sin cintura y apuestan a formatos seguros. Antes la televisión tenía más riesgo. Había programas como Telecataplum y Decalegrón donde hacían cosas más experimentales, aún desde lo amateur.

 

C-   En todo sentido falta riesgo, nosotros hacíamos El Pozo, un programa de cortometrajes donde mostrábamos pozos de la Ciudad de la Costa. Una vez nos pasó algo increíble, Hackenbruch cortó la luz del Canal 6** para que no se emita el programa.

 

- Recibieron  presiones similares durante SCA?

 

P- No, si marcás siete puntos de rating el programa funciona y no te dicen nada. El capítulo sobre las plantas de celulosa fue visto por 120 mil personas. Ganás libertad porque lográs público que es lo más importante para el canal, además Canal 4 en ese horario. Igual nosotros agarramos justo el canal donde menos importa la producción uruguaya, incluso lo deben tener más por poder que para hacer negocios.

 

C- El tema de las plantas de celulosa era curioso desde el vamos, porque oh casualidad, Canal 4 era el único canal que no había recibido el paquete de publicidad de dos millones de dólares de Botnia. El 10 y el 12, sí. Canal 4 no recibió esa guita, entonces esperaban algo más fuerte. Igual en un comienzo ellos creían que el programa se trataba de jodas en la calle, tomarle el pelo a la gente. No entendieron nada, pero ellos están tranquilos porque saben que si no repetís cinco veces las cosas y después las acompañás con un informe serio y alguien que baje la pelota, mucha gente no entiende. En SCA tuvimos al Intendente de Río Negro Omar Lafluf diciendo frente a cámaras que la instalación de la planta daría una pérdida de un millón cien mil dólares***. Ya con ese documento las plantas no se debían instalar.

 

P- De gerencia nos pidieron una lista de veinte temas sobre los cuales íbamos a hablar. Igual acá funciona la autocensura, vos no hablás de lo que te da miedo que pueda molestar al canal o las marcas. De hecho ahora nos pasó que el Ministerio de Educación y Cultura cometió un error gravísimo con los Fondos Concursables, faltan 250 mil pesos y cuando traslado esa información a la prensa, nadie se anima a hablarlo porque el Estado es muy grande y está la publicidad oficial.

 

- ¿Por qué terminó SCA?

 

P- Sucedió que Canal 4 dejó de financiar a la producción. No es que no queríamos seguir o ellos estaban disconformes. De hecho nos ofrecían continuar, pero dilatando los pagos durante seis meses. Nos fuimos para el 5 porque convenía comercialmente y además si tenemos que trabajar con un socio preferimos que sea la televisión pública y no oligarcas como los De Feo, Romay, Restano. Están lejos de mi modo de ver el mundo, y si no podés hacer un buen negocio con ellos, no tenés nada que hacer con ellos. Con un mega rico lo único que podés hacer es un negocio o ser empleado, no hay nada en el medio. Además los del 4 se llevaban una buena devolución de imagen por haber puesto SCA.

 

C-   Antes de irnos del canal tuvimos una reunión en el sector de administración, ahí Platero gritaba: “Esto no es un canal, es una verdulería, cómprense un megáfono y vendan publicidad”. Ellos nos decían “ustedes no van a hacer tele nunca más”; pero a la semana nos estaban llamando. 

 

P-    La propuesta del canal era: ellos venden, vamos al 50% y le sacan el IVA. Así nos sacamos la gestión comercial de encima y no debíamos hablar con las marcas porque hablaban con ellos. A partir del quinto programa nos vendían poco y cuando vimos el precio al que vendían el minuto era 120 dólares lo cual hace inviable todo. Si venden a tres mil pesos el minuto un domingo a las 10 de la noche, ¿cuál es el giro de tu negocio? Tenés que tener prendidas las luces, hay como cien tipos laburando. 

 

- ¿Cuáles son las diferencias con el trato que da la televisión pública?

 

C-   En canal 5 te entregan la negociación comercial, nosotros vendemos y como les interesa la propuesta no piden porcentaje por el sponsoreo del proyecto y nos entregan una cantidad de minutos comercializables. Además en el 5 te recibe la gerenta de programación, el director de arte tiene buena onda, quien maneja la venta nos paso algunos piques, el gerente nos explicó como era el arreglo comercial. A diferencia del 4 donde nos enterábamos cómo le iba al programa viendo las tandas. Como realizador audiovisual si llevás SCA a Canal 4 no te atienden, si hacés un spot de mayonesa sí y te consideran artista. En Canal 5 es al revés. Además ahora las marcas ven que en lugar de transar con las agencias o los canales prefieren venir directamente con nosotros para arreglarlo.

 

“Antes la televisión tenía más riesgo”

 

- ¿Cómo surge Azoteas? 

 

P- Cuando hacíamos SCA andaba rondando el dvd de Rolling Stones Rock and Roll Circus, mientras el moderador del programa (Iván K.) insistía en hacer un musical, ahí nace la idea de llevar grupos a tocar en azoteas. Luego recordamos aquella filmación de los Beatles para BBC, un material que no se terminó de elaborar y todo nos cerró. En Uruguay las azoteas son un espacio muerto donde a lo sumo suben a tomar sol o colgar la ropa. En Argentina no existen las azoteas, hay terrazas. Somos los reyes de las claraboyas, miras para arriba y ves parrilleros, cuerdas. Las bandas se colgaron con eso, como 4 pesos de propina que propuso tocar en la azotea del estudio donde grabaron su disco. 

 

C- La azotea es una locación urbana, sin tráfico y con una acústica que  genera una bola de audio. Tenés pájaros pero no tráfico, es un espacio abierto pero a su vez contenido. 

 

 

- ¿A nivel comercial qué respuestas obtuvieron por parte de las empresas?

 

P- Algunas marcas nos dicen: “Yo vendo rock y esto no es exclusivamente rock”. Hay que dejar de romper los huevos con el rock uruguayo, la murga o lo que sea. Al fin y al cabo todo es música popular uruguaya. Los uruguayos somos los primeros en escuchar cualquier cosa. El más rockero se escucha veinte mil murgas, sabe diez despedidas, le gusta Mateo, es peludo heavy metal y en un cumpleaños de quince bailó cumbia y fue su momento más lindo. Aparte nosotros le hablamos a un público que la tele ignora. Azoteas es lo que busca ver un guacho que se fuma un porro y quiere ver tele un rato. A ese guacho no le hablan los informativos ni las novelas, nadie, pero es un público que le interesa la fotografía, va a Cinemateca, le gusta la murga joven. Durante mucho tiempo lo único que hacía era laburar, estudiar fumar porro y escuchar música. Me hubiese encantado ver un programa así y no Control Remoto. Son bandas, artistas uruguayos que no tienen voz en la tele y para un público que tampoco la tiene. Azoteas es un patrimonio nuestro puesto a rodar, si no funciona estamos en el horno y les debo aconsejar que arreglen con Coca-Cola y que ellos les digan que artistas subir a la azotea. Si mi producto es bueno y competitivo puedo acceder al mercado y no hacer programas sugeridos por marcas o gerencias de programación. No es que estemos cerrados a eso, si hay un ida y vuelta puede resultar un proceso interesante. Lamentablemente las gerencias tiran lineasos: quien será el conductor, de qué se hablará. En Azoteas todo se hace con las bandas, queremos que se sientan cómodos, como que están en una fiesta organizada por ellos.

 

- ¿Se puede pensar en exportar programas uruguayos?

 

P- Dos meses después de haber salido SCA lo presentamos a la tevé privada de Argentina que son más piratas que los de acá, y nos recibían con interés, respeto. Tener ocho horas de contenidos que se sostienen resultaba un crédito suficiente para ser atendido. En todos lados hay mafia y corporativismo, pero ellos ven el negocio, los tipos multiplican tus horas de aire por plata.

 

P- Uruguay es un país donde todo reventó, terriblemente pobre. En esa situación: ¿quién puede pensar hacer cine de nivel europeo? Quizás sea bueno contar historias, registrarlas en video de alta definición por cinco mil o cincuenta mil dólares. Si cuando hacen una peli de 500 mil dólares igual es cine pobre. ¿Por qué no hacer tele que en cine pobre en sí y llegar a todos los uruguayos? Por lo menos el 30% de la población jamás va a ir al cine y en ese contexto los intelectuales siguen delirando sobre la excepción cultural y la Suiza de América. Hay que generar nuevas estrategias para paliar la crisis y no paralizarse. Sucede en la música, el cine, la tele, donde sea. Al cine no llegamos, entonces hacemos tele, cine pobre.  

 

- Y pensando en lo inmediato, ¿con qué predisposición les gustaría que el público vea Azoteas? 

 

P- Que se fumen un buen porro antes que empiece el programa, once menos cuarto que lo armen y once menos cinco arranquen a fumarlo y que les dure... Fumar porro y escuchar música por tele, la clásica. La música es algo que excede a la propuesta artística, hay un grupo de gente que escucha esa música porque le genera cosas y expresa, une y nos define.

 

* Entrevista publicada en Brecha

* * Cable Plus de Ciudad de la Costa 

* * * "Es verdad que por un lado van a ingresar a la Intendencia por concepto de impuestos y demás 900 mil dólares, pero también es verdad que la intendencia va a invertir o terminar invirtiendo alrededor de 2.000.000 de dolares en obras de caminería y mantenimiento”

MAS TV  

 

Asociación de productores de TV urguayos

MAS TV

 

 

ÍNDICE