LEER COLUMNA

 

RECOMENDAR

 

 

 

 

 

 

 

VER PROGRAMACIÓN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DE PIE* 

Espectáculo de Stand Up

Todo sobre la nada

 

Por Nelson Barceló

En Montevideo suelen convivir personajes de lo más extraños, y ésta noche no será la excepción cuando suban al escenario del teatro Undermovie cuatro individuos con severas patologías para estrenar De pie (espectáculo de stand up). Así se denomina la obra que protagonizan Gonzalo Cammarota, Rafael Cotelo, Pablo Aguirrezábal e Ignacio Alcuri; y que cuenta con la coordinación de Carlos Tanco. De esa forma el stand up parece instalarse gradualmente en Uruguay, tras consolidarse en la vecina orilla y protagonizar un fenómeno del cual hablamos aquí.  

El stand up comedy es un estilo de comedia caracterizado por la presencia de un solitario actor parado frente al público, y conjuga al monólogo con la observación cotidiana representada en tono de confesión autobiográfica. Entre otros intérpretes del género se destacan Lenny Bruce, Billy Cristal, Richard Pryor y Jerry Seinfeld. Este último popularizó al género mediante su serie televisiva, y se transformó en la cara más visible a escala mundial. Asimismo la trama de Seinfeld retrata lo esencial del stand up, pues cada episodio refleja la vida cotidiana del actor, quien extrae de la rutina diaria el contenido de sus monólogos. Así el público se regocija por la satirización de las miserias cotidianas, y establece con el comediante un pacto de complicidad basado en la identificación mútua.  

Cuatro por cuatro

 

Dentro del stand up existen grupos de comediantes que suelen estructurar su show en base a cuatro actores con perfiles diferentes, entre los cuales uno oficia como  presentador. Es el caso del espectáculo De pie, sobre el cual dos de sus protagonistas Ignacio Alcuri y Pablo Aguirrezábal improvisan algunas definiciones.

 

- ¿Cómo surge la obra?

 

Ignacio Alcuri: -Nos llamó Carlos Tanco, quien había conversado con la gente del Movie Center sobre la posibilidad de hacer un espectáculo con estas características. Por entonces vieron shows de stand up en Buenos Aires, y luego Carlos nos llamó a los cuatro para participar del proyecto.

 

- ¿Cómo reaccionaste ante la invitación?

 

- I.A.: -Me asusté pero lo vi como un desafío y dije que sí sin pensarlo mucho. Después supe que era una de esas cosas interesantes, como hacer tevé o radio, donde voy estirando mi barrera de los nervios.

 

- ¿Qué cosas te atraen del stand up?

 

- I.A.: -Me encanta encontrar y observar el timming del humor, para mí eso es lo más importante y lo trato de reflejar en lo que hago. El stand up es el tipo de humor donde el timming es más fuerte, porque con la gente ahí tenés que hacer pequeñas modificaciones en los tiempos y escucharlos para saber dar el remate que tenga mejor efecto. Ese es el desafío más grande de todos.

 

- ¿Cuáles son las diferencias que existen con el “café concert”?

 

- I.A.: -Creo que el “café concert” es más de personaje, el tipo está disfrazado de algo, y hace su monólogo contando cosas desde ahí. En esto el que cuenta algo es Ignacio Alcuri, somos nosotros, unos juegan más que otros con su realidad, pero siempre está anclado en estas cuatro personas.

 

- ¿Cuáles son sus referencias dentro del stand up?

 

- P.A.: Destacaría a Leo Masliah, si bien no pertenece estrictamente al género ya que emplea el piano y otros elementos, es alguien que hace monólogos propios, que son de lo más interesante que tiene.

- I.A.: -Me gusta mucho Seinfield, por las cosas que he visto dentro de la serie o en sus espectáculos. Me interesa el tipo que juega con la gestualidad pero encriptada, que va mucho en la importancia del timming.  Tiene que ver con el estilo y el lenguaje del cuerpo, también hay stand up más gritados, como el stand up negro, en el que parecen pastores evangelistas.

 

- ¿Les da temor estar solos frente al público?

 

- I.A.: -Lo que más me asusta es el tema del texto, porque aunque lo tengo aprendido es un desafío que hasta ahora no tuve, en tevé tengo el teleprompter, en radio leo los guiones. 

- Pablo Aguirrezábal: -Me gusta mucho más ver al público bien cerca, oír la risa, la respiración o las puteadas, y no tenerlo lejos comiendo chorizos como en carnaval.  Cuando en un cumpleaños me dicen “hacete un chiste” me da mucha vergüenza, pero sobre el escenario me gusta que el público me observe con la mayor concentración posible, sin las distracciones que pueden haber en un tablado.

 

- Pablo, ¿encontrás alguna ventaja del stand up sobre el carnaval?

 

- Sí, una ventaja es no tener que adecuarte a un ritmo melódico, si querés cambiar el guión no dejás regalado a todo tu grupo, además resulta más fácil de ensayar porque uno solo se maneja como quiere. El stand up te hace ser vos mismo, debés buscar dentro tuyo qué cosas pueden hacer reír a la gente. En carnaval o teatro podés cubrirte más interpretando un personaje, acá se está limitado a lo que uno es.

 

-¿Por qué en Uruguay recién ahora se habla de stand up?

 

- P.A.: -Creo que el stand up tiene que ver con un tipo que se para sobre el escenario a decir verdades como máximas, en EE.UU. es así, son como filósofos.  En Uruguay nos cuesta ver a alguien que se está haciendo el crack ahí arriba.  Por otro lado, desde que me propusieron esto, me planteé no copiar un género sino dar algo de mí. Soy un uruguayo que tiene identidad propia, y lo que debe predominar es el contenido, no si se acercó o alejó del stand up.  Es diferente a lo que sucede con el concurso de carnaval donde te presionan para que te acerques a lo que es una murga como género y se relegan los contenidos. Esas cosas destruyen los géneros porque no dejan que uno los construya según su propia identidad.

 

- ¿Hay alguna referencia a la idiosincrasia uruguaya en este espectáculo?

 

- P.A.: - El uruguayo es muy gris y mis personajes, más allá que hago humor, siempre tienen una carga de lástima.  Poseen esos matices porque es lo que me causa gracia a mí, esa dualidad del pobre tipo que te hace reír por lástima.

 

- ¿Tuvieron intervención en la creación de los guiones?

 

I.A.: -Cada uno se escribe el suyo, interpretamos personajes muy parecidos a nosotros mismos. En mi caso trabajo mucho con el lenguaje de gestos aunque reconozco mis limitaciones, pero me paro como Ignacio Alcuri contando su propia experiencia. Mi estilo es el stand up clásico, aunque en la obra habrá una mezcla de todo.

 

- ¿Tendrán interacción con el público?

 

I.A.: -No, sabemos que hay gente que se asusta con esas cosas, podrá haber una falsa interacción en algún momento, pero nunca real.

P.A.: -Aunque debemos seguir el guión y la participación del público no está contemplada, uno se puede zafar un poco si los espectadores tienen ganas de interactuar.

 

- ¿Qué expectativas tienen respecto a la continuidad de la obra?

 

- I.A.: -En principio estaremos durante octubre y noviembre, hasta que los carnavaleros empiecen a irse.  Habrá que ver el feedback de la gente, si responde o no, en Uruguay nunca se sabe lo que puede pasar.

- P.A.: -No me proyecto mucho, me encanta hacer esto con este grupo de amigos, pero no sé cómo seguirá.  Si logra ser exitoso quizás aparezca gente que quiera hacer lo mismo, aunque es lastimoso cuando se copia. En el escenario uno debe buscarse a sí mismo sin copiar formatos o géneros.

 

* Entrevista publicada en Brecha.

  

CÓMICO STAND UP  

 

NOTA RELACIONADA:

ENTREVISTA EN BUENOS AIRES:

COMICO STAND UP

 

 

ÍNDICE