RECOMENDAR

 

 

VER PROGRAMACIÓN

 

 

CONOCENOS  

 

 

SONDOR WEB

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

COMO UN AVIÓN ESTRELLADO

Destino de dos personas, o tres

Por Felipe Dupont 

Por su breve y peculiar alocución al presentar su película Como un avión estrellado en el marco del festival organizado por Cinemateca, inferimos que Ezequiel Acuña filma un mundo que conoce o integra. Así se limitó a rascarse la cabeza, mostrarse incómodo ante el público, hablar entrecortado, y señalar lo particular de la música que habían incluido en ese momento para acompañar sus palabras. Esto último motivó que quitasen de golpe la polémica cortina musical, dejándolo aún más expuesto a las miradas ajenas y consagrando un perfecto momento Springfield. 

Como un avión estrellado es la segunda película de Ezequiel Acuña, quien tras su ópera prima Nadar solo decidió continuar esa senda de  historias adolescentes teñidas por melancolía e incertidumbre. La anécdota central comienza en el aeropuerto de Valdivia (Chile) donde Nico (Ignacio Rogers), se enamora a primera vista de Luchi (Manuela Martelli), pero su timidez impide cualquier aproximación. Debido a sus problemas para comunicarse, da la sensación que pasa su vida encogiéndose de hombros. Nico es flaco, desaliñado, de mirada perdida, y demuestra cierta fragilidad o vulnerabilidad. Suele visitar disquerías y andar a la deriva, escuchando el walkman por una Buenos Aires dormida, gris, melancólica, lenta, casi montevideana. De regreso en Argentina Nico le cuenta a su amigo Santi (Sebastián Pedrero), quien le pregunta el nombre de la chica, pero Nico no tiene ningún dato sobre ella. Las casualidades del destino hacen que se reencuentre con Luchi en Buenos Aires: él y su hermano tienen una veterinaria adonde la chica lleva a su conejo con problemas de salud. Eso le posibilita a Nico saber cómo se llama, dónde vive y qué hace. Luego, simulando un interés sobre el orejudo animal comienza a frecuentarla torpemente. Para peor Luchi se muestra amable, pero no deja de mantener una distancia que impide cualquier acercamiento entre ambos.  

Por fuera de esa historia, también debe lidiar con su amigo Santi, quien sale a robar y toma las pastillas de su madre, a quien no veremos durante la película, así como tampoco encontraremos ningún adulto. Lo más parecido es el hermano de Nico, aunque él no se haya dado cuenta y viva una adolescencia tardía. Tras la muerte de sus padres (en el accidente que menciona el título del filme), no sólo Nico busca un referente o lugar en el mundo, sino también su hermano, quien trata de vincularse a un grupo de personas que en realidad no lo tienen tan en cuenta como cree.  A lo largo de todo el filme Nico parece estar estancado en el tiempo, llegando tarde a todo. El paso del tiempo no le hizo perder la necesidad de tener un cuarto que pueda cerrarse con llave (está cerca de construirse una casa club sobre un árbol), asistir a los recitales de bandas amigas, y por encima de todo: mantener un fuerte mundo interior que puede terminar en otra historia de amor de una sola persona.

 

ÍNDICE