RECOMENDAR

 

 

VER PROGRAMACIÓN

 

 

 

CONOCENOS  

 

 

SONDOR WEB

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LOS NATAS
El Hombre Montaña *

Flash

 Por Nelson Barceló

 

Los Natas es una de las bandas más extrañas que podemos hallar en Sudamérica y aledaños. Estos argentinos editan en Europa y EE.UU. buena parte de sus discos, y acaban de lanzar su quinto cidí denominado El hombre montaña.

 

La banda está compuesta por el cantante-guitarrista Sergio Choutsourian, Walter Broide en batería y Gonzalo Villagra se encarga del bajo. Chotsourian y Broide se conocieron en el “Instituto Tecnológico de la Música Contemporánea”, y una vez fuera de allí buscaron un baterista para sumar a su inusual experiencia que tomaría por nombre Los Natas. Por entonces su trabajo como sonidistas para espectáculos de música clásica (¡!), les daba acceso -durante los fines de semana- a esos equipos de sonido que ejecutaban desde una casa inserta en un bosque.

 

Las tres características que pueden definir el sonido de la banda son: nervios, complejidad (que orilla lo deforme), y cuelgue. Esa libertad absoluta con que elaboran su música los llevó a grabar un disco sin advertir que eso estaba sucediendo. Tal situación aconteció en Alemania mediante una ardorosa zapada dentro de un estudio de grabación, que terminó convirtiéndose en el disco doble München Sessions (2005). Pero claro que antes de llegar al viejo continente grabaron sus dos primeros discos:  Delmar en 1998 y Ciudad de Brahman en 1999, que fueron editados por un sello estadounidense.

 

Su música puede ser enmarcada dentro del género “stoner rock”, clasificación que parece ajustarse al sonido de un grupo sin pruritos para denominar “Humo de marihuana” a su “hit”. Y eso por no reparar en otras composiciones como “Tormenta mental”, “Contemplando la niebla” o “Corsario negro” (homónimo de su cidí). A veces sus canciones tienen una calma engañosa que termina mediante el ritmo enfermo disparando nervios hasta orillar la locura, como en el caso de “Profeta del Mar” del disco Dragonauta (2000). Además, como la banda no suele incluir letras a sus composiciones, permite que sus temas (muchos superan los diez minutos), sean un viaje deforme hacia donde la imaginación lo permita.  Parientes de Black Sabbath y Queens of the Stone Age (con quien compartieron escenario), Los Natas van construyendo una carrera que desafía cualquier convencionalismo.

 

* XXX, 2006

 

ÍNDICE