RECOMENDAR

 

 

VER PROGRAMACIÓN

 

 

 

CONOCENOS  

 

 

SONDOR WEB

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 ROCK Y DICTADURA
 Crónica de una generación (1976- 1983) *

  Sergio Pujol

 Por Felipe Dupont

Rock y dictadura es una rigurosa investigación periodística sobre el rock argentino entre 1976-1983. Sergio Pujol aporta año tras año datos de la movida musical, mixturados con referencias a las instancias políticas vividas por entonces. Así también deja al descubierto el poder económico detrás de la represión. 

El caso más notorio sucedió cuando altos funcionarios de la dictadura quisieron cancelar en 1980 algunos shows de Almendra y chocaron con un obstáculo mencionado en el libro: “Pero ésta vez las amenazas no tuvieron efecto, ya que iban en contra de la lógica del negocio de la música”.  Además Pujol maneja la jerga de los Servicios y explica términos como:  “comunicador llave” (sic). La clasificación se aplicaba a artistas populares de ideología “soviética” (sic), que podían transformarse en “ingenieros del alma” (sic) de su público.  Los “comunicadores llave” eran “peligrosos” (sic) porque podían convertirse en referentes para la sociedad.  Eran varios los artistas que caían en la redada, de ello da cuenta Pujol detallando los nombres de aquellos músicos que integraban las listas negras, encabezadas por Mercedes Sosa.  No obstante terminaron recurriendo a muchos de ellos ante la inminencia del conflicto con Inglaterra por las Islas Malvinas.  En ese capítulo narra cómo el boom del rock argentino durante la guerra de Malvinas en 1982 fue parte de la estrategia militar diseñada desde los medios. Por un lado la prohibición de irradiar música en inglés daba mayor espacio para la difusión de artistas argentinos, y por otro se aseguraban acercarse a los jóvenes, esos mismo que mandaban a morir en una guerra. El nacionalismo exaltado por los medios era tan grave que hasta a Raúl Porchetto le iba bien por entonces. 

Además la investigación de Pujol revela cierta reunión entre un funcionario del dictador Viola con la plana mayor del rock argentino (Charly García, Luis Alberto Spinetta y David Lebón, entre otros).  También cuenta qué hacían los músicos en el exilio, y después al regresar a Argentina. El caso más sorprendente fue protagonizado por Piero, quien pasó de ser “cantor de protesta” a transformarse en músico y pastor “buena onda”. La lectura es entretenida dada la dilatada gama de anécdotas que integran el libro con alusiones constantes a Gieco, García y Spinetta. 

Por encima de todas las consideraciones hechas hasta aquí, Rock y dictadura es una buena forma de empezar a entender cómo se fue gestando una contracultura que terminó siendo la cultura oficial de esta época.  

  * Emecé, 2005  

 

 

ÍNDICE