RECOMENDAR

 

 

VER PROGRAMACIÓN

 

 

 

CONOCENOS  

 

 

SONDOR WEB

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CAIGA QUIEN CAIGA
 Volvieron los hombres de negro

 Yo no soy yo

 Por Nelson  Barceló

Buscando huir del cronista de Caiga quien Caiga*, el ex coronel argentino Pascual Guerrieri afirmó: “Yo no soy yo”, y mostró una credencial falsa. El represor debía cumplir la condena de arresto domiciliario tras violar los derechos humanos durante la dictadura militar, pero fue descubierto por el periodista Daniel Malnatti paseando en remise y yendo a jugar tenis tres veces por semana. Al día siguiente de emitir la nota, mediante pruebas facilitadas por los productores, la Justicia revocó el beneficio que tenía el represor y resolvió trasladarlo de inmediato a una cárcel de máxima seguridad. Todo un hallazgo para el primer programa del ciclo 2006 de CQC, que durante los años '90 retrató el menemismo, después la caída de De la Rúa, y hoy sigue los pasos del Presidente Kirchner. Gravatar

GravatarDesde La TV Ataca en adelante los productos de Mario Pergolini generaron los cambios estéticos más importantes de los últimos tiempos. Dos aspectos salientes de sus programas son la dinámica dirección de cámaras y una vertiginosa edición cargada de efectos, que impusieron su estilo en la televisión argentina. Vale recordar que éste recurso lo utilizaban para disimular los continuos errores de dicción cometidos por las conductoras de El Rayo, solo mediante la edición de distintas tomas lograban que ellas hilaran una oración correctamente. Actualmente Pergolini junto a Diego Guebel dirigen la productora Cuatro Cabezas, y desde allí no solo generan sus programas sino que además venden los formatos a otros países. Gravatar

GravatarTambién el rol de los noteros se modificó tras las primeras coberturas de Andy Kusnetzoff, quien optó por una actitud entre impertinente y cómica ante los políticos argentinos. Pero sus innovaciones cayeron en manos equivocadas y fomentó la aparición de noteros que imitan lo peor de éste cronista. Son jóvenes sí, y molestos –sobre todo para el televidente- pero no poseen la misma preparación que los CQC, relegan cualquier cuestionamiento y toman por única meta el cometer alguna gracia. Recurso que practicado en situaciones aisladas puede resultar cómico, pero aquí de tan repetido y forzado aburre. La debacle se agudiza cuando son modelos quienes buscan contar el primer chiste de su vida, y encima frente a cámaras. De este modo no logran respuestas graciosas, ellos tampoco son cómicos y el vacío de sus intervenciones se refleja en la ausencia de conflictos con las autoridades. Gravatar

GravatarA diferencia de ello, durante la primera emisión de CQC el periodista Gonzalo Rodríguez volvió a tener problemas con los guardaespaldas de Tabaré Vázquez, mostró pequeñas contradicciones de Kirchner, y reveló los proyectos de la primera dama argentina. Entonces vimos que en una cena oficial donde se encontraba Kirchner habían incluido la carne en el menú, contradiciendo lo solicitado por el Presidente, quien exhortó al pueblo argentino a no comer carne hasta que baje de precio. Luego al grito de: “Presidenta, Presidenta”, el cronista del programa logró el saludo de Cristina Fernández de Kirchner,  consagrando un acto fallido que luego fue legitimado y festejado por el Presidente argentino. Gravatar

GravatarEl cruce con Tabaré Vázquez fue un suceso menor pero inusual, dado lo reticente a la exposición mediática que es el Presidente uruguayo y lo solemne del trato con los periodistas. El enfrentamiento con Argentina por el diferendo de las pasteras será un tópico recurrente del nuevo ciclo de CQC y resultaría nefasto para la imagen del gobierno repetir lo hecho por sus antecesores, que censuraron en distintas oportunidades los contenidos del programa hasta levantarlo definitivamente. En Uruguay no hay programas de televisión que puedan incomodar al Presidente, de hecho prácticamente no hay periodísticos donde los talking heads cuestionen la gestión del gobierno. CQC no es un programa de neto corte político pero mediante coberturas atípicas y salidas de libreto logra captar el doble discurso imperante en la clase política. Gravatar

GravatarTambién se ocuparon de la farándula, y desde el comienzo arremetieron contra figuras del mundo del espectáculo. Con tal cometido editaron un “Top Five” de errores cometidos frente a cámaras, y la tarea se completó con el dibujo animado de las “Cucarachas”, quienes acostumbran masacrar famosos como Sofovich, Repetto, Tinelli y Susana Giménez. La rivalidad mediática con esas figuras y los custodios de Menem sacándolos a patadas cada semana, promovieron una afinidad o simpatía entre CQC y un sector del público que no hallaba respuesta a su demanda. Gravatar

GravatarActualmente el envío de Pergolini junto a Duro de domar y Televisión registrada pertenecen a un grupo de programas que no acompañan ni festejan la actualidad argentina sino que la descuartizan desde el humor. Son excepciones a una regla impartida por sitcoms, entretenimientos y divas de teléfono blanco que cimientan la televisión argentina. Quizás por eso el único de los tres programas que llega a Uruguay es CQC, y gracias a esa zona franca que tiene Telefe en Canal 4.  Los gerentes de programación uruguayos no suelen incluir productos con una segunda lectura o discurso disidente, ni siquiera en pos de mejorar el rating. Por lo general prefieren reiterar fórmulas agotadas o comprar enlatados que no molesten a nadie. Por ende las imágenes del Presidente uruguayo perturbado por la presencia de un periodista de CQC, y el represor acosado por Malnatti (en un país donde los asesinos salen sonriendo para la foto), constituyeron los momentos más fuertes del programa. Los periodistas argentinos señalaron la escasa renovación del ciclo, cosa que desconocemos pues CQC no llegó a Uruguay en los últimos años. Por todo esto y más, el regreso de los hombres de negro constituye una imprescindible bocanada de aire fresco en un ambiente tan viciado como la televisión uruguaya.

Gravatar  Gravatar

* CQC, viernes 21:45 hs.  por Monte Carlo TV.

  

 

 

ÍNDICE