RECOMENDAR

 

 

 

 

 

VER PROGRAMACIÓN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TAPE*

Rewind

Por Felipe Dupont  

No es frecuente encontrar un director de cine tan versátil como Richard Linklater. Es capaz de dirigir filmes tales como Escuela de rock, Antes del atardecer (con su secuela Antes del anochecer), y ahora se descuelga regresando al margen del mercado mediante Tape. El film fue rodado durante seis días, con un presupuesto irrisorio para el común de las producciones hollywodenses (cien mil dólares), y se nota al observar la puesta en escena minimalista.  La trama sucede en la habitación de un motel de Michigan ante el encuentro de tres personajes interpretados por Ethan Hawke (Vince), Robert Sean Leonard (Jon), y la estupenda Uma Thurman (Amy). Narrada en tiempo real por una cámara de video digital, Tape consiste en la adaptación de una obra teatral guionada por Stephen Belber.

La trama está centrada en el reencuentro diez años más tarde de tres compañeros de liceo que tienen una deuda pendiente entre sí. Vince ahora es un aprendiz de dealer que justifica su tiempo libre anunciándose como bombero, y busca saber porqué Amy tras ser su novia se acostó con Jon, quien por entonces era su mejor amigo. A todo esto Amy trabaja en la fiscalía local y Jon, que es actor, retornó a su ciudad natal para presentar otra de sus pomposas películas en el marco de un festival. Lo que en un comienzo fue un mero reencuentro, con el paso de los minutos va ganando en densidad y las revelaciones sorprenden al espectador.

Lo mejor del film pasa por la lucidez con que Linklater desarrolla la acción sin salir de cuatro paredes, y mantiene la atención del espectador con parlamentos breves –a menudo en forma de pregunta- con una destreza singular para manifestar las distintas miradas que puede ofrecer un mismo hecho. El conflicto es planteado de distinta forma por cada uno de los protagonistas y los juegos psicológicos que priman promediando el film la enriquecen súbitamente. Así desnudan las miserias y dan lugar a tanto celo conjugado con envidias que fomentaron resentimiento y posteriores venganzas diez años después.

Tape es una película de tono experimental, donde Linklater demuestra su capacidad para volver a trabajar en la periferia luego de dirigir La pandilla de Newton, maximizando los recursos técnicos y diseñando con destacable precisión el marco adecuado para desarrollar la trama. De esa forma se las ingenia para entregar un interesante film que cuestiona la existencia de una sola realidad.

*  Richard Linklater (2001)

.

ÍNDICE