RECOMENDAR

 

 

 

 

 

VER PROGRAMACIÓN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 ORQUESTA TÍPICA FERNÁNDEZ FIERRO*

 DEMA Y SU ORQUESTA PETITERA*

  Melingo lo hizo

 Por Nelson Barceló

Convengamos que de la mano del ecléctico Daniel Melingo, una cantidad de purretes se arrimaron al tango, gestando una vigorización de la música ciudadana merced a nuevos valores que se metían con el género. La vecina orilla es fiel reflejo de tal revalorización, y dos ejemplos son La Orquesta Típica Fernández Fierro y Dema y su Orquesta Petitera.

LA ORQUESTA TÍPICA FERNÁNDEZ FIERRO

Destrucción masiva   

 

La orquesta suele presentarse semanalmente en un club social y han girado por Europa en varias ocasiones, lo cual registraron mediante un disco en vivo. El conjunto evoca las clásicas orquestas de tango que atestaban los salones durante los años `50. Es decir: piano, contrabajo, cuerdas y fueyes conforman la Orquesta Típica Fernández Fierro. Esa formación genera tangos ortodoxos, con una revigorizada arrogancia. La elección del repertorio es clave para el buen resultado que obtiene Destrucción masiva, la refinada ejecución de los instrumentos redondea un disco donde respeta varios convencionalismos del género, y simultáneamente edifica tangos fieros, que dicen no ha lugar al vals.  En ésta oportunidad interpretan “Zita” de Astor Piazzolla, “Che Bandoneón” de Aníbal Troilo y Homero Manzi, “Taquito militar” de Mores, mas “Tabaco” perteneciente a Pontieri y Contursi. 

Con notorias reminiscencias a Pugliese, en Destrucción Masiva sobresale una notable destreza sobre los instrumentos sumada a la voz áspera del Chino Laborde, quien se pregunta una y otra vez durante “Trenzas”: ¿Por qué tendré que amar y al fin partir?.

 

DEMA Y SU ORQUESTA PETITERA

Volumen 1   

 

Cabaret y milonga/ una mezcla peligrosa/ qué por no saber usarla/ mucho gil besó baldosa/ y ojo que he perdido y he ganado/ y me ha costado un gran amor/ lo que pasa es que a la noche/ no puedo decir que no”. Así abre Dema y su orquesta petitera el Volumen 1 de sus ajetreadas trasnoches.

El trío integrado por los guitarristas Marcelo Virgilio y Alfredo Seoane, junto al intérprete -más que cantante- Dema bucean en tangos aguerridos nacidos de historias cotidianas pero contadas en sepia y jerga de guapos. Con una impronta familiar a Melingo y más pasión que técnica dan cierta rústica al sonido del grupo en letras lunfardas. La vehemencia con qué arrean las guitarras los provee de una solidez que no precisa del respaldo orquestal para delinear un sonido potente y belicoso. Tales particularidades nos recuerdan la procedencia de sus músicos, son una orquesta integrada por roqueros convertidos a fieles del dos por cuarto. Así son estos piqueteros del amor: se enamoran de borrachas, saludan a Mataderos, cantan al Rubro 59 (“paraíso del sin amor”), homenajean a la mano de Dios, juegan con referencias a la cumbia villera y se quejan de la cultura de la tevé (“buscando novia/ por Interne´”).  

Con sus tangos reventados Dema y su Orquesta Petitera desafían aquella máxima que la música ciudadana nos espera a los cuarenta, mientras su Volumen 1 enseña las mañas de estos calaveras prematuros. 

 

* En Uruguay estos discos se consiguen comunicándose con: erdosain@adinet.com.uy

 

ÍNDICE