RECOMENDAR

 

 

 

 

 

VER PROGRAMACIÓN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LOS TRAIDORES
UN MONTEVIDEO ENTRE ESCOMBROS

Por Noemí Mezzone

El mapa del rock uruguayo en cuanto a la aceptación y recepción del público es totalmente mutante, cada cinco años hay un cambio en esa cartografía rockera donde bandas que están en la cúspide son sustituidas por otras. Si tuviéramos que referirnos a toda la historia musical de Los Traidores se nos volvería muy difícil por lo dicho, más el agregado de sus varias “despedidas” y “reconciliaciones”. Entonces nos referiremos estrictamente al período de los '80 y más precisamente al excelente disco Montevideo Agoniza (1985)

En el año 1985 en Uruguay con la apertura democrática se venían tiempos de prosperidad desde la mirada oficialista de la época, ocultando la mugre bajo la alfombra como siempre hemos hecho muy bien en este bendito país. Lamentablemente –para algunos- había jóvenes que no se contentaban con la “conquista” democrática y que querían algo más. Ante el desencanto evidente, la consigna punk del '77 del no future se hizo premisa emblemática. La ciudad de Montevideo estaba llena de basurales en cada esquina, mapa urbano que metaforizaba el sentir de una parte de la juventud. 

Los Traidores editaban por el sello Orfeo Montevideo Agoniza. El disco se abría con el sonido de un discado telefónico que terminaba dando ocupado. El plano de la connotación sonora era simple y genial. Una generación que había pasado su adolescencia en dictadura, ahora en una reciente democracia no tenía un interlocutor con el cual dialogar. 

El yo lírico traidor es una voz que linda con la locura y el encierro, donde las salidas no son tan evidentes (“A pesar de que todo está oscuro aún puedo ver con claridad y atravesar con mi vista el muro que me separa de la sociedad”). El nuevo rock emergente es solamente un aire fresco dentro de tanta reclusión, si recordamos a Los Estómagos en La música está enferma diciendo "esto no es movimiento ni nada que se parezca" podemos entender un poquito más esa cosmovisión lírica. La canción de Los Traidores registra en su retina instantáneas en color gris (Sólo fotografías) y se entristece de su propia existencia llegando a fusionarse el narcisismo con el nihilismo cuando "Pondré flores en mi tumba, quién las pondrá si no" (Flores en mi tumba). 

Montevideo estaba entre ruinas y un sector de la juventud veía con una sonrisa irónica las perspectivas de cambio. La metáfora puede ser tan llana y tan contundente que es inevitable referirse a los "juegos de poder que te quieren coger" (Juegos de poder), o aquella personificación de "la muerte de traje, la muerte de guantes se cierne sobre la ciudad" (La muerte elegante). 

El grado de contemplación hacia esa ciudad no era depresivo y pasivo, sino que en Montevideo Agoniza hay una postura de denuncia y de “choque” hacia las relaciones de poder institucionalizadas, aprecien en el tema Mentiras ese tono denotado, no es panfletaria porque no hay elementos propagandísticos, lo que hay es un enfrentamiento con el otro que posee hegemónicamente el poder. Tampoco se trata de una oposición efectista que propone patear tachos de basura como síntoma de rebeldía adolescente. Hay molestia y ésta es expresada. 

La democracia implicaba para estos jóvenes una apertura cultural para acceder a una nueva estética del rock que en Uruguay no estaba presente ni en lo lírico ni en lo sonoro, y que a partir de Los Estómagos y Los Traidores se hará presente a través de contenido y forma, letra y música.

 

 

ÍNDICE