RECOMENDAR

 

 

 

 

 

VER PROGRAMACIÓN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 MARKY RAMONE EN MONTEVIDEO 
 La noche de la nostalgia 

Por Damián Pérez

Francesca, la amante de su cuñado, condenada al círculo de los lujuriosos en el infierno dantesco decía que la nostalgia es el recuerdo de los tiempos felices en medio de un presente miserable. El jueves 24 de agosto, cerca de la medianoche, en pleno festejo de nuestras miserias, en Ciudad Vieja se presentaba Nito Mestre para recordar los temas de Sui Generis, acompañado por una banda acústica y demasiado respetuosa de las canciones. Aquellos que se lo perdieron tendrán su oportunidad los siguientes 24 de agosto cuando Mestre siga haciendo la gran Donald

Al día siguiente y manteniendo el espíritu revival se presentó Marc Bell en La Estación, conocido más por su apodo Marky Ramone, el último baterista de la mítica banda punk Ramones. La sensación es la misma que la vivida con el ayudante de voz de Charly García en los viejos tiempos. Marky estuvo acompañado por el cantante de la banda argentina Expulsados, un clon física y gestualmente del desaparecido Joey Ramone, y a su vez por dos miembros de Trotsky Vengarán: Hugo Díaz en guitarra y Héctor Couto en el bajo. El resultado era similar a ver a los Danger Four de los Ramones. Se parecía, pero no era lo mismo. 

Marc Bell se inició en los parches con una banda llamada Dust, pero fue con Richard Hell And The Voidoids, su segunda banda, que tomó cierto prestigio en el under del CGBC, hasta pasar a formar filas en la relación fraternal de los Ramones. Luego de su separación en etapas, la banda se despediría finalmente en un show en The Palace en Los Ángeles, el 6 de agosto de 1996. Marky se dedicó a distintos proyectos musicales como formar una banda (The Remains) con su ex colega Dee Dee Ramone, también armó el proyecto Speedkings, formó un trío para darle lugar a The Intruders con quienes editó dos discos (Marky & the Intruders en el  97’ y Answer to your problems en el 99’), e hizo algunos recitales con los históricos Misfits

Es obvio que el show brindado el viernes 25 de agosto de 2006 en La Estación por esta improvisada banda no podía emular a la banda de New York, sin embargo, sí se podía pretender que se repitiera el digno espectáculo que brindó Marky hace diez años atrás cuando tocó con The Intruders en el local de Punta Gorda, siempre cambiante de nombres, por aquel entonces llamado Zoo

Es sabido que el repertorio de los Ramones en vivo permanecía prácticamente inmutable y en el mismo orden, para la ocasión esa fue la distinción, buscando dejar para el final los temas más consagrados por el público. Durante la noche circularon: The KKK took my baby away, I wanna be sedated, Pet Sematary, I believe in miracles, Beat on the brat, entre una lista de aproximadamente 40 canciones.  

El recital fue teloneado por dos bandas uruguayas de extracción punk, pero de distintas corrientes por así decir, por un lado los Motosierra, a los cuales no pude ver porque el recital se inició muy temprano en la noche, y a las 21:20 ya estaba tocando la segunda banda invitada: La sangre de Veronika. Este grupo, que se encuentra de festejo por cumplir 15 años de trayectoria, estuvo más cerca de la recreación del espíritu ramonero con una seguidilla imbatible de temas cortos, tocados muy rápido. Por supuesto, como la ocasión mandaba, sonó el tema Nostalgia y ahí fue que comprendí las palabras de Francesca.

 

ÍNDICE