RECOMENDAR

 

 

 

 

 

VER PROGRAMACIÓN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SOMOS COMO ACTORES
 Una original propuesta de Montecarlo TV

Warhol tenía razón

 Por Nelson  Barceló

Hay que asumirlo: en el futuro todos tendremos al menos quince minutos de fama, y si algo faltaba para lograrlo era Somos como actores (SCA)*. La propuesta que hasta hace poco ofreció Canal 4 era un periodístico que combinaba opiniones brindadas por ilustres desconocidos con testimonios de especialistas, refiriéndose a las temáticas que ocupaban la agenda informativa. SCA tuvo por ocho episodios, y fue una realización de Montecarlo TV con la novel productora independiente “El Refugio Films”.  

“El uruguayo prendió la televisión, escuchó una voz familiar, y cuando prestó atención vio que era él quien hablaba”, así comenzó el primer episodio de SCA, centrado en: la instalación de las plantas de celulosa, el fútbol infantil, y la (in)seguridad. El nexo entre los distintos testimonios fue Iván Krisman, un moderador que no suele preguntar frente a cámaras, sino escuchar atentamente a su interlocutor evitando restarle protagonismo al invitado..Producir un programa de éstas características en un país como Uruguay es ideal, remite a esa manida frase sobre los tres millones de directores técnicos. Es inquietante la facilidad con que los orientales sacan su “opinómetro”, quizás estimulados por el: “¡qué va a saber más que yo si vive a la vuelta de casa!”, tan fagocitado por la universidad del boliche. A su vez, SCA podía transformarse en una cantera inagotable de talentos visto el altísimo “riesgo freak” encarnado en filósofos de estaño como Geniol, un alborozado parroquiano fraybentino -fue cantor de tangos en la Boca- que interpretó frente a cámaras “Bicicleta blanca” de Astor Piazzolla y Horacio Ferrer. Minutos antes, Geniol había asegurado que las plantas de celulosa iban a arrojar cloro al río, por lo que el agua iba a estar más cristalina, y posiblemente dos copas después afirmaría ser la reencarnación de Napoleón.  

Apelar a la voz del “hombre de la calle” desacartona las opiniones sobre asuntos que en los medios suelen abordarse exclusivamente por especialistas. Acertaron con la selección de testimonios, incluso cuando sumaron a personas relacionadas con los temas tratados. Por ejemplo cuando el eje fue la (in)seguridad hablaban con un entrenador de rottweilers, empresarios de seguridad, corredores de seguros, y hasta recogían la opinión de un integrante del observatorio de criminología. Escapando del esquema televisivo que iría por entrevistas a policías y ladrones. La elección de los contenidos también en ocasiones arribó a lo temático, como ser el capítulo cuatro titulado “Agroactores”, donde abordaron asuntos relacionados al medio rural: “Sin químicos ni edulcorantes” (producción orgánica), “Comida rápida” y “Los de afuera son de palo” (forestación); donde el Ministro de Agricultura y Pesca, José Mujica establecía en pocas palabras que la forestación en Uruguay fue incentivada por países ricos procurando producir pasta de celulosa. Para enmarcar la escena final de éste capítulo apelaron a los versos de Alfredo Zitarrosa en “Triunfo agrario” cuando refiriéndose al latifundio decía: “Hay que dar vuelta el tiempo como una taba, el que no cambia todo no cambia nada”. En ocasiones como esa, la musicalización no solo acompañaba al relato sino que editorializaba. Sucedía también con la cortina musical de SCA, perteneciente al grupo de hip hop “La Teja Pride” que captaba fielmente la esencia del programa. 

SCA rompió con el periodístico tradicional realizado desde estudios, lento, gris y regenteado por cabezas parlantes haciendo radio por tevé. Los temas centrales iban y venían, desestructurando la narración, procurando un formato ágil que imprimía vértigo al relato. Contribuyeron con ello los distintos escenarios por donde transcurrió el programa, y la realización de animaciones para describir por ejemplo la canasta básica familiar, transmitiendo información y dando elementos para forjar una opinión. De este modo evitaban abusar con una sobrecarga de imágenes, en su lugar las armonizaban mediante una ardua y meritoria edición que guiaba el relato. El cuidado estético de SCA reveló la trascendencia del arribo de productoras independientes al medio uruguayo. Tanto Contenidos como ZUR Infotainment, y ahora El Refugio TV demuestran un salto de calidad en el tratamiento visual de sus productos.  

La televisión uruguaya manifiesta una clara tendencia por clonar cualquier fórmula exitosa. En este contexto, SCA tuvo entre sus méritos el haber salido a explorar un territorio virgen, cruzando géneros como el documental y el periodístico. SCA mientras caminaba las calles, propuso que el televidente fuera protagonista por un rato, y actualizó el lenguaje visual respaldándose en una eficaz producción periodística que aseguró la producción televisiva uruguaya más original de los últimos años. De ese modo, por momentos se las ingenió para traslucir nuestra idiosincrasia y darnos la sensación que no es uno quien mira la tevé, sino la tevé quien lo mira a uno.  

 

ÍNDICE