LEER COLUMNA

 

RECOMENDAR

 

 

 

 

 

 

 

VER PROGRAMACIÓN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL GOYO PRESO

 

Se adelantó la Navidad

Por Felipe Dupont

 

Al cierre de esta edición recibimos la noticia del encarcelamiento del dictador Gregorio Álvarez, y la posterior cobertura por parte de varios medios que tras un pasado frondoso ahora abrazan la causa de los Derechos Humanos. En una coyuntura donde el “periodismo sobre periodistas” pasó de ser una actividad solapada, a vivir la euforia del “todos contra todos”, ésta sección pierde parte de su sentido original. Entonces de aquí en más dejamos a los medios tradicionales que se apuñalen entre sí, mientras seguimos las alternativas con fruición. Con ustedes, un claro ejemplo de ello publicado en el diario El Observador del lunes 17/12/2007.

Aquella benevolencia de los diarios de la época
CUANDO EL GOYO ERA EL SEÑOR PRESIDENTE
*

Su discurso de asunción en 1981 fue ponderado por los editorialistas. Ahora es el dictador, el Goyo, el violador de los derechos humanos, pero hubo un tiempo en que los medios de comunicación, en este caso los diarios, se referían a Gregorio Álvarez como a un salvador de la patria. Álvarez asumió como presidente de la República el 1° de agosto de 1981.

“El País no tuvo que improvisar a propósito del concepto que le merece como persona, como ciudadano, como soldado y como hombre provisto de las virtudes, la capacidad y las condiciones exigidas para ocupar tan elevado sitial y afrontar las responsabilidades del cargo”, dijo un editorial del diario El País.

Y sobre su discurso de asunción El País señaló: “El pensamiento en forma sobria y al margen de todo desliz de carácter demagógico, fue mesurado pero no exento de la inevitable firmeza y energía que requieren los instantes que vivimos”.

En su discurso, Álvarez se refirió a casi todos los aspectos que implican a un gobierno, mencionó que ciertos derechos políticos se estaban reestableciendo y anunció la intención del Poder Ejecutivo de preparar una nueva Constitución.

Las fotos que predominaron en los diarios ese día mostraban a Álvarez con su hija Lorena en brazos, bajando por las escalinatas del Palacio Legislativo, y a su mujer Rosario Flores esperándolo en la puerta de su casa, en donde fue recibido, según las crónicas, con un “apasionado” beso.

“Nos espera una responsabilidad grande”, decía la mujer de Álvarez.

“Uno de los ideólogos del proceso iniciado en 1973”, lo definía El Diario. Caricaturas mostraban a Álvarez con timón en mano encima de una lancha, y un texto debajo: “La función presidencial/ 3 años y medio abarca/ Y a puerto institucional/ habrá de llevar la barca/ Felizmente, el general”.

“Es un hombre del proceso. Y como tal, otorga a éste continuidad, coherencia, y vigor lógico. Al ascender a la primera magistratura de la Nación (...) culmina una trayectoria. A partir de hoy, los ojos de sus conciudadanos seguirán sus pasos, escrutarán sus gestos, analizarán sus
palabras y esperarán todo de él”, añadió.

El matutino El Día señalaba: “Hubiéramos deseado que este acto fuera la culminación de un proceso de normalización institucional en donde la ciudadanía se hubiera visto plenamente representada”.

La Mañana, por su parte, decía en su editorial: “Confiamos en la capacidad y en el espíritu patriótico de quienes asumen ahora la responsabilidad de guiar a la Nación (...) Al igual que nosotros, el pueblo entero les ha otorgado un amplio margen de fe y, seguramente, no se verá defraudado. Los conceptos expresados por el presidente Álvarez en el Palacio Legislativo demuestran el estado de espíritu con que él ha accedido a la primera magistratura: resuelto a cumplir su misión según un estilo sereno, pero no exento de energía, y con la mira puesta en la determinación de los medios eficaces para satisfacer el bien común”.

 

*Publicado en El Observador, 17/12/2007

 

 

 

 

ÍNDICE