LEER COLUMNA

 

RECOMENDAR

 

 

 

 

 

 

 

VER PROGRAMACIÓN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 TEO

  Ilustraciones: Esteban Selios

 

La culpa fue de Harry Potter. Desde que el maguito hechizó la imaginación de los niños, éstos perdieron la inocencia que durante años fue alimentada por el pequeño Teo. Protagonista de aventuras que acompañaban las diferentes etapas del crecimiento, con títulos tan simples como "Teo en la biblioteca", "Teo en la escuela", "Teo y sus amigos", el pequeño Teo fue creciendo y poco más se supo de él. Los niños lo olvidaron y el joven Teo corrió la misma suerte que otros chicos prodigio como Arnold, Macaulin Culkin o Ralph Maccio ("pulir-lustrar"). Se cree que su caída en picada comenzó con el volumen "Teo en la granja", donde el pequeño aprendió a cultivar y cosechar su producción. En un esfuerzo desmedido para su edición final, DELTOYA pudo acceder a la verdadera historia de Teo, y descubrir así qué fue de él cuando la barba le empezó a crecer. Niños: no hagan esto en sus casas.

 

TEO DESCUBRE LA NOCHE 

 

 

TEO PROXENETA 

 

 

TEO TIENE UN VIAJE 

 

 

TEO DELINQUE 

 

 

TEO PIERDE

 

 

TEO EN LA GRANJA DE REHABILITACIÓN 

 

 

ÍNDICE