LEER COLUMNA

 

RECOMENDAR

 

 

 

 

 

 

 

VER PROGRAMACIÓN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

"LA CAJA NEGRA" y 

"EL FIN DEL JUEGO"*

 

Jugar por jugar

 Por Nelson Barceló

   Por Felipe Dupont   

 

El periodismo deportivo está plagado de singularidades en cualquier parte del mundo, más aún tras la popularidad que adquirieron algunas disciplinas al punto de convertirse en fenómenos. Sin embargo, dicho auge encuentra pocos periodistas capaces de procesar esa información y analizarla sin caer en las leyes del mínimo esfuerzo a las que suscriben buena parte de esos profesionales. En ese marco, la existencia de programas como El fin del juego** y La caja negra*** representa una forma inusual -para la televisión uruguaya- de aproximarse al deporte. Si bien son disímiles en lo formal, ambos envíos privilegian la palabra del deportista mediante un trato informal que acentúa lo lúdico de cada disciplina.

 

En el caso de El fin del juego, Ricardo Piñeyrúa invita a deportistas o profesionales vinculados a distintas disciplinas para reflexionar sobre las facetas menos conocidas de sus actividades. Esto revela un especial interés por pensar el juego en su conjunto, se dirige a un público al cual le gustan los deportes pero prefiere reflexionar o informarse sobre otras aristas que le rodean y no son tan visibles como un resultado. En simultáneo resulta loable la aproximación de Piñeyrúa, quien no antepone su opinión sobre cómo cree que deben ser las cosas, sino que hace el esfuerzo de descubrir por qué suceden. A su vez resulta curioso observar cómo algunos deportistas a los cuales se les acusa de tener limitaciones intelectuales por los testimonios que brindan apenas terminada la competencia, una vez invitados a otro ámbito y con un interlocutor diferente son capaces de expresar más que el clásico: “Sí Doctor”.  En esa línea de hablar “sin casete” se encuentra el valor principal de La caja negra, que saltea los supuestos códigos del fútbol que redundan en una alarmante falta de transparencia y condicionan a quien desea opinar libremente. Al programa conducido por Mario Bardanca suelen visitarlo figuras del deporte que rara vez tienen cabida en los medios, y no ven como una falta de códigos o ética el hablar libremente. Los invitados salen de la ommertá que suele caracterizar a los futbolistas, para entregar testimonios impactantes que pueden aludir a arreglos de partidos o dejar mal parados a varios “intocables” del fútbol uruguayo. Además Bardanca es uno de los periodistas desmarcados del poder de la empresa Tenfield, que en los papeles es propietaria de los derechos de transmisión de varios deportes -y en los hechos todopoderosa organización que controla al fútbol uruguayo. Vale recordar que el  arribo de Tenfield aumentó la tensión y terminó de inocular la idea de un periodismo a favor o en contra del empresario Paco Casal. Esto trabó cualquier debate de ideas sobre el juego, resultando frecuentes la conformación de tribunas mediáticas alimentadas por periodistas deportivos que piensan semejante, diseñan y amplifican un pensamiento único.

 

Quizás El fin del juego y La caja negra mantengan en el debe una mayor elaboración visual que imprima otra dinámica a la narración. No obstante las declaraciones que consigue Bardanca dentro del clima relajado que propone a su entrevistado son de lo más saliente que puede escucharse en boca de futbolistas. Así como también el intercambio de ideas que propone Piñeyrúa con los protagonistas del juego resulta sumamente interesante. Ambas propuestas le quitan dramatismo al deporte, recuerdan que el “fin del juego” pasa por la belleza de jugar y competir, y establecen una destacable conexión con los deportistas. Vuelven a las raíces de un apasionante juego que tuvo la desdicha de caer en manos de dirigentes bolicheros, empresarios inescrupulosos y camaleónicos periodistas que transformaron al fútbol uruguayo “en un deporte único en el mundo****. Así Bardanca y Piñeyrúa concluyen en lo efímero de cualquier victoria ya que tal como expresó Ricardo Piñeyrúa alguna vez, “el juego se juega, no se gana, porque cuando vos jugás podés ganar, aún perdiendo”.

 

 

*Nota publicada en Brecha. 

**Martes 22 hrs por TV Ciudad.

***Jueves 22.30 hrs por TV Ciudad.

****sic Gonzalo Eyherabide.

   

ÍNDICE