LEER COLUMNA

 

RECOMENDAR

 

 

 

 

 

 

 

VER PROGRAMACIÓN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ENTREGA DE PREMIOS TABARE

 

 

Casi famosos 

(Tabaré, yeah, yeah, yeah)

 

 Por Eduardo Acosta*

   Por Fe

 

"La capacidad de asombro no tiene límites" diría Julio Ríos mientras cierra sus ojitos en la cama solar. Es que pocos pueden comprender los premiados durante los cada año más estrambóticos premios Tabaré. Cual hijo bobo del multimedio que se autoconvence de ser plural, cada edición de tales premios resulta peor, más empobrecida desde lo visual y completamente desalmada. A lo largo de la transmisión pasaron a retirar sus premios fingiendo sorpresa y emoción los más temibles representantes del star sistem local, caso Cacho de la Cruz, Julio Ríos, Fernando Vilar, Julio Sánchez Padilla y Jorge Da Silveira. Un desfile de tipos con los que nadie querría quedar encerrado en un ascensor, todos poseedores de una retórica reaccionaria y caracterizada por desbordes y destratos varios. Inclusive extrañó que empresarios de idéntica estirpe a los anteriores, caso Everli Rodríguez u Oscar Magurno no recibiesen una estatuilla como a la pasada, si total hubiesen sido más conocidos que varios de los que subieron a recoger su cocarda. De hecho podríamos establecer que exceptuando los comunicadores sociales señalados aquí, y alguno más (caso Aldito), las mesas carecían de figuras reconocibles que despertaran tensiones durante la dicción del fallo. La situación referida les imposibilitó transmitir ese momento que a priori se intuye crucial durante la velada de premiación: las caras de los ternados previo a ese momento donde se anunciará al ganador. Ese momento de la noche en el que esas figuras se mentalizan que al menos desquitaron el viaje cenando y tomando alcohol como si fuese la última vez.

 

En los Tabaré 2007 no se respiró emoción, lo que se retrató magníficamente cuando enfocaban al ganador (mediante una sobrada e inusual eficiencia del cámara quien casualmente estaba apuntando con su lente al triunfador). A eso se suman ganadores que con mirada a la cámara sonríen cómplices, cual remate de Francella. Fue inenarrable la cara de póker de Julio Ríos cuando subió con ese halo de ave fénix a rememorar los tropiezos dados en ésta vida, pero que "por fortuna o gracias de Dios" la vida le brindó una segunda oportunidad. Esa "emoción imposible" empeora justo ahí, cuando los famosos corren a buscar su premio y comienzan a hablar de sí mismos como un ente aparte, digno de ser considerado por el público, es decir: "la gran audiencia". A esta edad he visto pasar de Isidro Sáccara a Constanza pasando por Luisa Albinoni hasta la Dalma y la Yanina, pero aun así, creo que actualmente chocamos con un ambiente artístico exhibicionista. Así que no conformes con jamás habernos generado una puta emoción, se les dio por andar pavoneándose por allí. Por lo que algunos pavos reales (o viceversa), van a esas premiaciones (en el literal sentido de la palabra) decididos a creerse y hacernos creer que son lo más destacable del paisito, los mismos que "por fortuna o gracia de Dios" (las mismas de Ríos) la vida les invitó a una renombrada bacanal. A todo esto, las figuras premiadas implican que directa o indirectamente el multimedio plural reproduce los discursos dominantes de empresarios ultraconservadores que hegemonizan canales y radios.

 

De los premios en sí sería redundante hablar y tengo claro que no se debe reír de un difunto, aunque la presencia mayoritaria de los ganadores (y curiosamente no de varios ternados que a la postre perderían) legitiman tan inexplicable certámen. Extraña la situación de tantos ganadores y la ausencia de muchos competidores de esas ternas, casi me parece sospechoso, casi, como estos famosos. Pero espérennos que allí vamos con la farándula plancha, de la manito y hacia el abismo, donde daremos un paso al frente. Como payasos tristes, sin circo.

 

PD: Y una sola cosita más, Rafael Cherussi ya merece ese puesto de Sub-Gerente, Gorostiaga.

 

 

*Autor del blog "Turbonada": http://turbonada.blogspot.com  

   

ÍNDICE